jueves, 5 de febrero de 2015

EL COBRADOR DEL FRAP



Humberto Baena y su hermana Flor. Ella sigue clamando justicia.



Pocas veces, por el bien de mi higiene mental, utilizo este blog para hablar de política. Cuando lo hago suele ser desde un punto de vista irónico, satírico, incluso poético, y casi siempre surrealista (y es que hay que ser surrealista hasta a la hora de ir al retrete, señores míos), pero en esta ocasión algo me impele a hacerlo con un tono más serio que la cara de hormigón armado de Monedero, una de las nuevas rock stars de la política con sus chalecos de armonicista de rythm&blues y sus finas gafitas a lo Bertold Bretch.

Pero en realidad el tema no es la política, ni siquiera la ideología (la cual en mi caso es cierto que se inclina a la izquierda, no creo que suponga ningún delito reconocerlo), si no la indignación que me produce la manipulación y la mentira, tan habitual en estos días gracias a internet, ese arma maravillosa que nos iba a proporcionar información y libertad a paladas y las más de las veces se usa como el mayor propagador de bulos que la mente más maquiavélica hubiera podido imaginar.

Y es que se me abren las carnes cuando veo esos fakes en los que se cuelgan textos groseros e impregnados de exabrupto atribuidos a algún autor famoso para darle mayor credibilidad al asunto (cuando en realidad se lo restan), siendo Pérez Reverte y el añorado José Luís Sampedro los objetivos favoritos (quizás, tonto de mí, es que sigo pensando que algún día, por lo menos cuando sea nonagenario, seré un escritor de culto y no me gustaría que me hicieran tal puñetera puñeta) Se pueden entender travesuras como la de Javier Rioyo, atribuyendo con muy mala leche a Esperanza Aguirre aquello de “Sara Mago es una gran pintora”, pero una vez que el propio escritor había afirmado que se debía a una invención del periodista, parece increíble que un buen número de ciudadanos sigan pensando que nuestra particular reina del asfalto es tan ignorante como para no saber quien ha sido uno de los recientes y más conocidos premios Nobel de Literatura. Al fin y al cabo vivimos en un país en el que hay gente que jura y perjura que vio a una jovencita untarse la entrepierna con mantequilla posteriormente lamida por su perro en presencia de un anonadado Ricky Martin escondido en un armario esperando a darle una sorpresa para un programa televisivo. Aquello nunca sucedió, y sin embargo mucha gente “lo vio”.   




Pérez-Reverte, habitual objeto de fakes.




 Hay un experimento clásico que se realiza en las escuelas, en el que el profesor, compinchado con un alumno, coloca una botella de un líquido incoloro sobre su mesa. En un momento dado el docente simula que tira accidentalmente el recipiente al suelo, el cual se rompe dejando al descubierto el líquido. Acto seguido tanto el profesor como su alumno comienzan a quejarse del fétido olor que se desprende, tapándose con su mano la nariz. El hedor, afirman, es insoportable. El resto de la clase no tarda en percatarse de la insoportable fragancia, quejándose igualmente de ello y evitando respirar ese ambiente podrido... pasados unos instantes el profesor desvela la naturaleza del líquido en cuestión: agua. Simplemente agua incolora e inodora. El presunto mal olor que han padecido los alumnos solamente ha existido en sus cabezas. Pueden llamarlo empatía condicionada, sugestión… a mí personalmente me gusta el muy llano término de “papanatismo”. Creerse lo que han querido que te creas.

No hay mayor tema de conversación hoy día en nuestro país susceptible a todo esto que el referente al nuevo partido político Podemos, y en concreto en torno a la figura de su líder, Pablo Iglesias. Resulta difícil formarse una opinión propia sobre esta propuesta política cuando de ellos hemos escuchado desde las trincheras mediáticas de la obsesión, trincheras que claman por la tolerancia pero intentan por todos los medios derribar a estos recién llegados, cosas como que son tanto comunistas como fascistas, que son patriotas y anti-patriotas, que ponen a España y al estado español por encima de todo pero que odian a España y al estado español por encima de todo, que sus propuestas son repugnantes y plenas de maldad cuando al mismo tiempo son maravillosas pero utópicas e irrealizables, o incluso que son ateos irredentos pero que a la vez son cristianos profundos cercanos a la Teología de la Liberación. Es tal el batiburrillo de incoherencias, mentiras, medias verdades (y a la fuerza, alguna verdad) que aún para un espectador impasible e imparcial de la realidad que le rodea no puede por menos que sentirse fascinado ante el espectáculo propiciado a partir del ascenso de estos muchachos que han pasado de la categoría de “frikis” televisivos a auténticos enemigos de la democracia y la estabilidad nacional en apenas unos meses. Ni los Beatles conocieron un ascenso tan meteórico.

No es de extrañar, por tanto, que veamos a personajes de la profundidad intelectual de Bertín Osborne o Carmen Lomana vivir historias de amor y odio a partes iguales con la nueva moda Podemos. Ya no se trata de la política, si no del fenómeno social. Que hablen de ti aunque sea mal, o el arte de sembrar mentiras, como tan bien conocían Lou Reed o Andy Warhol. Al estilo de unos nuevos KISS u Ozzy Osbourne (nada que ver con el Bertín anteriormente citado), los Iglesias, Monedero y Errejón como triunvirato visible son el nuevo mito mediático, pasto para las especulaciones, difamaciones, leyendas urbanas, historias de alcoba, pasados oscuros, etc, etc…    



I wanna sleep with common people like you...



Lo que cuesta comprender es como mentes tan cultivadas y versadas en el arte de las caídas y los auges en este país como son los primeras espadas de la intoxicación periodística no se hayan dado cuenta de cómo siguen engordando el mito, aumentando la leyenda, creando la aureola de héroes malditos, de forajidos de la política para estos fuera de la ley, que al fin y al cabo son personajes que siempre han gozado de la simpatía del público. Son los nuevos piratas que vienen a abordar los navíos corruptos del poder establecido. Y cuanto más colérico sea el grito contra ellos, más se pondrá el espectador de su parte.

Uno de los últimos ataques virales (en vano) hacía Podemos, y en concreto hacía Pablo Iglesias, me ha resultado especialmente interesante por varios motivos. Para empezar porque no hablamos de un bulo, si no de una información verídica, pero que interpretada de manera errónea (consciente o inconscientemente) resulta muy peligrosa. Por otro, porque es una estupenda ocasión para recordar el pasado reciente de este país, y esa transición de perdones forzados y tiritas mal puestas. Ese periodo intachable e intocable, según algunos, y que cuando se refiere al papel de conocidos franquistas que han ocupado cargos de relevancia en la actual democracia (Manuel Fraga a la cabeza) nos ordenan mirar a otro lado, porque era el pasado y no conviene reabrir viejas heridas. Enhorabuena y gracias por tanto han quienes han vuelto a abrir esa puerta. Una vez más no han conseguido si no todo lo contrario de lo que pretendían. Intentando atacar a Podemos nos brindan una estupenda oportunidad para recordar el estercolero y las cloacas que tan sólo unas pocas décadas atrás suponían la ley y el orden en España (y sobre lo que hoy día deberíamos prestar especial atención, atendiendo a sucesos como los acaecidos en Febrero de 2006 en Barcelona y que llevaron al suicidio en una salida penitenciaria de la joven Patricia Heras en 2011, narrados en el imprescindible documental “Ciutat Morta”)

La noticia en cuestión trata sobre la pertenencia del padre de Pablo Iglesias durante su juventud al Frente Revolucionario y Antifascista Patriota (FRAP), banda armada que durante su corta vida (1971-77) tuvo tiempo de asesinar a un subdirector de la BPS (la policía secreta del franquismo), a un miembro de la Policía Armada y a un teniente de la Guardia Civil. Como de aquella éramos más brutos que un arado y se estilaba aquello del ojo por ojo (que no hace si no dejarnos a todos ciegos), tres miembros de aquella organización terrorista fueron fusilados además de ser encarcelados un buen número de sus acólitos. No sabemos realmente el papel que tuvo el padre de Iglesias, Francisco Javier Iglesias Peláez, dentro del organigrama del FRAP, y en concreto que responsabilidad tuvo en los actos violentos y terroristas de la banda. Me atrevería a decir que más bien poca, ya que en ninguna de las fuentes consultadas ni hemerotecas aparece su nombre como figura relevante. Ni siquiera consta que fuese detenido en ninguna ocasión. Únicamente se conoce por testimonio de José Bono, quien actuó como abogado de Iglesias padre, el hecho de que fue llevado al Tribunal de Orden Público acusado de propaganda ilegal. Ni asesinatos, ni violencia, ni delito de sangre alguno. Poco importa, una vez que la maquinaria se pone en marcha, que la botella con falso líquido fétido ha sido arrojada al suelo, la veracidad pasa a un segundo plano. Lo que importa es la tentadora sugestión de que el padre de Pablo Iglesias es un asesino.

No escribo estas líneas para defender a Iglesias hijo, quien se defiende solo y muy bien con esa boquita de piñón que Dios le ha dado y esa lengua viperina y esos modales que a veces le pierden y le hacen parecer un pistolero de Saloon, pero coincidirán conmigo en que qué a tu padre le tilden gratuitamente de asesino por pertenecer a un grupo antifranquista en los años 70 sin que haya constancia de haberse manchado nunca sus manos de sangre es algo bastante obsceno. Una vez abierta esta caja de los truenos que es revisionar el convulso final del franquismo con fuerzas policiales y sus grupúsculos de extrema derecha y extrema izquierda sembrando de plomo las calles (caja que, repetimos, no han abierto si no quienes buscan de manera rastrera dar un golpe bajo a una opción política e ideológica que repudian), no queda otro remedio que recordar los abusos, torturas y fusilamientos ejecutados desde el poder amparado en su presunta legalidad otorgada por la dictadura franquista (curioso es que se quiera hacer creer que es lo mismo luchar contra una dictadura que apoyarla) Entre los tres fusilados en 1975 por pertenencia al FRAP se encontraba el joven gallego José Humberto Baena Alonso, al que le arrebataron la vida con apenas 24 años de vida acusado de matar al policía Lucio Rodríguez. Nunca se presentaron pruebas materiales y un testigo presencial afirmó que no se parecía al asesino. El testigo no fue nunca llamado a declarar al Consejo de Guerra Sumarísimo. Su familia hoy día sigue luchando para demostrar su inocencia. Esta es la carta que Humberto dejó escrita días antes de ser fusilado:

“Me llamo José Humberto Baena Alonso, tengo 24 años de edad, peón de fundición, y hago estas declaraciones desde la prisión de Carabanchel el día…de septiembre de 1975. Soy militante del Partido Comunista de España (marxista-leninista), que es miembro del FRAP.

Soy militante del PCE (m-l) porque me considero marxista-leninista, y creo que sólo el Partido y el Frente son las únicas organizaciones que podrán acabar con el fascismo. Una organización se conoce por sus hechos, aparte de su teoría, entonces, a la hora de escoger mi militancia en el Frente lo hice guiado por las acciones revolucionarias de masas que había constantemente y que yo me enteraba, aunque la prensa fascista las intentara ocultar y conocí a esta organización en mi ciudad Vigo, y durante mi período de servicio militar en Hoyo de Manzanares y Paradas.

Antes quería explicar la situación social de Vigo y Galicia, las luchas en Vigo.
Galicia sigue siendo la zona de España con una renta más baja, con una pobreza enorme, que la mayoría de los gallegos se ven obligados a trabajar en unas condiciones de salarios miserables, de toxicidad en las fábricas. Nos vemos casi como en una esclavitud. Tan pronto haces la menor propuesta te despiden; esto no pasa sólo allá, en Galicia, sino también pasa aquí, pero allá más debido a que la escasez de trabajo es mayor que en otras ciudades. Estos problemas yo los conozco desde antes de empezar a estudiar. Hice estudios de Bachillerato superior y he empezado la carrera de filosofía, con dinero que me mandaban unos parientes cercanos pues mis padres no tienen dinero para pagarme eso. Pero durante el primer curso de filosofía, por participar en unas manifestaciones estudiantiles que había en Santiago en el año 70, fui detenido y juzgado por el TOP y expedientado. Las manifestaciones eran por motivos estudiantiles y por desacuerdo con el Rector de la Facultad de Filosofía y Letras, sobre todo en la manera de dirigir el centro que era de un carácter completamente fascista. Las peticiones eran de una mayor participación democrática, peticiones que aún se siguen haciendo. En este proceso salí absuelto, en el año 1972, porque tardaron dos años en hacer el juicio. Estuve un mes en la cárcel, estuve en las comisarías de Vigo y Santiago y en la cárcel provincial de La Coruña. En aquella época empecé a tener unas inquietudes políticas que eran sólo unas inquietudes democráticas y que luego empecé a politizarlas en contacto con la vida. No sólo con los contactos con los compañeros de la Universidad, sino con mi familia que es pobre, con mis vecinos que son obreros todos, en contacto con la realidad que vivía.

Debido a este proceso tuve que dejar los estudios y traté de trabajar en distintos sitios y siempre encontré obstáculos porque en cada fábrica exigían un certificado de buena conducta que la policía se negaba a darme, a pesar de haber sido absuelto. Tampoco por supuesto me daban pasaporte, ni carné de conducir ni nada.

Hice alguna solicitud para algunas empresas como Citroen, Construcciones de Obras Santo Domingo, Corte Inglés, que fueron en principio aceptadas pero luego denegadas por falta del permiso de la policía. Entonces trabajaba en un comercio pequeño, en una cervecería de camarero, de vendedor de libros, o sea, trabajos eventuales, mal pagados y sin ninguna posibilidad de recibir ninguna ayuda social por mínima que fuera. Durante estos años vi la represión en Vigo, que es la ciudad que yo conocía, vi que mis mejores amigos eran detenidos por la policía por el simple hecho de pedir las mínimas libertades, por pedir aumento de sueldo en su empresa y empecé a radicalizarme un poco debido a eso. En el año 72, en febrero-marzo, en el Ferrol la policía asesinó a dos obreros de la Bazán y además hubo más de cincuenta heridos de bala, ya que los obreros fueron ametrallados desde lo alto de la torre de una iglesia. Entonces hubo huelgas en toda Galicia, varias semanas, que fueron las que en Vigo duraron 15 días. Hubo infinidad de despidos, heridos, hubo palos y también tiros. Como la situación se iba agravando, en el mes de septiembre se llegó a una huelga general que en Vigo que duró un mes. En este mes pararon todas las empresas importantes, infinidad de comercios, cerraron bares. Cines, los autobuses cuando funcionaban era con un policía armado al lado del conductor y protegerle, pero en realidad era para obligarle a trabajar.
En estas luchas tomé parte activa como la mayoría del pueblo de Vigo. En concreto me acuerdo que recibí una buena paliza en Arco de Quirós, en la Puerta del Sol en Vigo, por atender a una vieja que la estaba pegando la policía, me puse delante y la metí debajo de un…que está en la Plaza de la Princesa y entonces empezaron a pegarme a mi también. Eché a correr y como la única salida de la plaza era por una calle muy estrecha del Arco de Quirós, pasé por encima de la gente que estaba caída, había mucha gente y allí me molieron a palos pero luego pude salvarme porque me metieron en una casa allí cerca unos vecinos que me llamaron desde un balcón.

En las huelgas de septiembre del 72 en Vigo trajeron consigo muchos despidos que todavía hoy se sigue luchando por conseguir su readmisión. Hace unos seis meses hubo unos paros en algunas empresas como en Vulcano, pidiendo la readmisión de los obreros que habían salido de la cárcel después de tres años y que alguno de ellos sigue estando aquí, en Carabanchel.

Esta huelga supuso el principio de las nuevas luchas populares en Vigo, que desde luego en la actualidad ya no pueden ser de una manera pacífica porque hemos visto que gritando libertad simplemente sin un apoyo, al gritar libertad no se consigue nada; se consiguen palos, se consigue que nos detengan durante años, que amenacen a nuestras familias y nada más. Entonces creo que hay que adoptar una postura activa y no pasiva contra la violencia fascista.

Durante este tiempo me mandaron a hacer la mili a Colmenar Viejo, con ficha de la policía, o sea, estuve vigilado constantemente por los elementos del SIM (Servicio de Información Militar) del cuartel y me destinaron al peor cuartel de toda la región militar que es el de Hoyo de Manzanares.

Es un cuartel en el que nos llovía dentro y teníamos que cambiar las literas de sitio, que teníamos que afeitarnos los unos a los otros por falta de espejos y lavarnos en un grifo en la calle, aunque unos meses antes tenían que ir a lavarse a un riachuelo a bastante distancia o lavarse con gaseosa.

A este cuartel solían enviar a personas con antecedentes políticos y delincuentes comunes. Como detalles, por ejemplo, puedo decir que los giros telegráficos que normalmente llegan en cuestión de horas allí llegan en meses. A mi me llegó uno en mes y medio y no lo pude cobrar yo mismo sino mis padres que lo reclamaron en Vigo, y no era mi caso sino el de todos, porque todos protestaban por lo mismo.

En este tiempo tuve actividad política hasta cierto punto, si la política es denunciar las injusticias. Además en Hoyo de Manzanares, como dije antes, todos los que estaban allí presentes eran personas que no los querían en otro cuartel por miedo a que nuestra manera de pensar se introdujera entre los otros compañeros.

Después nos llevaron al cuartel de Toledo, era un cuartel que antes estaba la Escuela de Infantería, lo tuvimos que hacer de nuevo para nosotros porque sólo había las paredes. Teníamos que dormir en unas cuadras de caballos, que estaban llenas de mierda. Durante algún tiempo nos hacían abrir zanjas por la mañana que teníamos que cerrar o taparlas por la noche, después de que los cabos primeros que estaban haciendo el curso de sargentos hubieran hecho sus batallitas allí en las zanjas. Se dice que en este cuartel, las paredes, el exterior, fueron construidas después de la guerra española por los presos políticos y todavía hay huellas de ello.

Durante todo este tiempo estuvimos vigilados por el SIM y en alguna ocasión hubo un intento de protesta al poco tiempo de haber llegado allí. Nos negamos a cenar después de una tarde de estar haciendo ejercicios por todo el cuartel, entonces nos hicieron cenar a punta de metralleta por una protesta colectiva y poco antes de acabar la mili a unos compañeros de mi compañía les hicieron un Consejo de Guerra por haberse negado a cavar zanjas.

Cuanto terminé la mili seguí con dificultades para encontrar trabajo y de una empresa en que lo encontré fui despedido por solicitar una paga extraordinaria en el mes de diciembre que según la ley nos correspondía. Reclamé a la Magistratura de Trabajo, y como siempre, la Magistratura dijo que la readmisión o el despido con indemnización. La empresa decidió despedirme y recibí 22.000 Pts. de indemnización. Después, por fin conseguí trabajar en Simuelza, una empresa de 150 obreros, trabajando de peón de fundición con condiciones infrahumanas de toxicidad, accidentes constantes, con 8 horas de trabajo de 7 a 15, era raro el día en el que no había accidentes en una plantilla tan pequeña, quemaduras, golpes…como trabajábamos con hierro fundido los accidentes eran constantes y yo todavía tengo señales en el cuerpo, tengo una cicatriz hecha con una máquina. Accidentes graves también ocurrían, los últimos días de estar yo allí, un compañero de Vigo se quemó toda la pierna al caerle encima un caldero de hierro fundido, y a un mecánico madrileño, de unos 40 años, le trituró también la pierna un molde de tierra al poner en funcionamiento una grúa.

Aquí estuve trabajando cinco meses y tuve que marcharme. Cuando llegó el 1º de Mayo de este año yo estaba trabajando en esta empresa de peón. En Vigo hubo, lógicamente unas manifestaciones del Frente. En una de ellas la Guardia Civil mata a un obrero, Manuel Montanero Simón, un obrero de FENOSA que estaba de guardia en la fábrica aquel día y que salió a la calle a unirse a la manifestación. En este momento fueron detenidas dos mujeres del otro lado de la acera, detuvieron a varia gente del FRAP, sobre todo de un Instituto Nacional, y a gentes obreras de los barrios cercanos.

La noche del 3 de mayo no fui a dormir a mi casa pues la policía se presentó a las siete de la mañana y se quedaron para esperarme. Cuando fui a casa los vecinos me avisaron de que estaba la policía y como es una zona muy clara y aislada porque no hay muchas casas, me ayudaron a salir de allí llevándome en coche hasta Vigo. Tuve que escapar con unos compañeros hasta Madrid. Pese a que tenía intención de cruzar la frontera de Portugal, decidimos continuar la lucha contra el fascismo e irnos a Madrid donde nos unimos a los del Frente de allí.

Posteriormente, el 22 de julio, fui detenido de una manera violenta con la pistola en la sien, luego me llevaron a la Dirección General de Seguridad, y después de pasar más de 72 horas que dicen que son las reglamentarias, me trasladaron a la cárcel de Carabanchel, donde estuvimos 36 días sin salir de las celdas de castigo, excepto para hablar con nuestros abogados. A partir del 15, no sé exactamente el día, nos enteramos de que nos acusaban de la muerte de un policía, por la jurisdicción militar, y que las peticiones fiscales eran de pena de muerte de cinco compañeros. Tuvimos el juicio el 11 y 12 de ese mes, un juicio que fue una farsa desde el momento en que no admitieron ninguna prueba de la defensa, pruebas tan fundamentales como la solicitud de las huellas dactilares de un revolver que decían que había sido utilizado, o pruebas como las testificales, pues decían que habíamos sido vistos por otras personas y sin embargo no las llamaron a declarar.

Yo creo que lo ocurrido en nuestro juicio es normal para un Estado fascista, para un gobierno que ha asesinado tantas vidas de personas basado incluso en la muerte de un millón y que sigue oprimiendo, no puede hacer un juicio normal con militantes de una organización. Nuestro juicio fue una farsa total y por supuesto ya estábamos condenados antes del juicio. Además, a algunos familiares nuestros, en concreto a mi familia, no la han dejado pasar.
Las penas que nos han impuesto son debidas a que las luchas populares cada vez son mayores y la oligarquía sólo puede reaccionar de una forma dura. No se puede esperar que el fascismo tenga mano blanda con nosotros, por supuesto es una venganza que toman contra los primeros militantes del Frente que han encontrado.

Creo que para que el pueblo llegue a una democracia sólo es viable en una República Popular y Federativa. Para conseguir eso, sólo lo podemos hacer de una manera violenta, ya que los que gobiernan, no van a dejar el poder por las buenas, durante cuarenta años han dado prueba de ello. Sería absurdo que cuando nos apalean pusiésemos la otra mejilla para que nos sigan apaleando, que cuando nos despiden de las fábricas y nos echan a las cárceles, siguiésemos bendiciéndolos. Que si protestamos por cosas elementales, como el agua, como pasó en Carmona, nos peguen un tiro. Entonces llega el momento en que el pueblo se hace la pregunta y ve necesario contestar con sus propias armas, contestar a la violencia fascista con la violencia revolucionaria.

Respecto a nuestras condenas, no tenemos que olvidarnos del fascismo, no podemos esperar compasión de él, entonces creemos que sólo nos pueden salvar los antifascistas del mundo entero y esperamos, por supuesto, su solidaridad y apoyo.

Quiero decir, además, que como gallego que soy he luchado siempre por una República Popular y Federativa en la que el pueblo de Galicia esté en igualdad de liberación que el resto de los pueblos de España.
También quiero animar a todo el pueblo para que siga luchando sin cesar, y decir, por último, que pese a los palos de la policía, el FRAP ya no podrá desaparecer, porque está enraizado en las masas. Porque el FRAP es el Frente del pueblo.
¡ Viva el FRAP! ¡Viva el PCE (m-l)!”


También dejó una carta personal para sus padres que reproducimos a continuación:


“Papá, mamá: Me ejecutarán mañana de mañana. Quiero daros ánimos. Pensad que yo muero pero que la vida sigue. Recuerdo que en tu última visita, papá, me habías dicho que fuese valiente, como un buen gallego. Lo he sido, te lo aseguro. Cuando me fusilen mañana pediré que no me tapen los ojos, para ver la muerte de frente.

Siento tener que dejaros. Lo siento por vosotros que sois viejos y sé que me queréis mucho, como yo os quiero. No por mí. Pero tenéis que consolaros pensando que tenéis muchos hijos, que todo el pueblo es vuestro hijo, al menos yo así os lo pido. ¿Recordáis lo que dije en el juicio? Que mi muerte sea la última que dicte un tribunal militar. Ese era mi deseo. Pero tengo la seguridad de que habrá muchos más. ¡Mala suerte! ¡Cuánto siento morir sin poder daros ni siquiera mi último abrazo! Pero no os preocupéis, cada vez que abracéis a Fernando, el niño de Mary, o a Manolo haceros a la idea de que yo continúo en ellos. Además, yo estaré siempre con vosotros, os lo aseguro. Una semana más y cumpliría 25 años. Muero joven pero estoy contento y convencido. Haced todo lo posible para llevarme a Vigo. Como los nichos de la familia están ocupados, enterradme, si podéis, en el cementerio civil, al lado de la tumba de Ricardo Mella. Nada más. Un abrazo muy fuerte, el último.
Adios papá, adios mamá.
Vuestro hijo José Humberto”


Este es el pasado que ahora algunos vuelven a abrir de manera inconsciente, espero que tengan el estómago suficiente para recordar casos como el de Humberto Baena y el de tantos otros. Detenidos, encarcelados, torturados, y finalmente ejecutados sin pruebas de haber cometido delito alguno más allá del ideológico (si es que acaso se puede delinquir ideológicamente)


Javier Iglesias, el progenitor de la bestia con coleta llamada a acabar con la democracia de nuestro país e instaurar una dictadura bolivariana (pese a sus recientes declaraciones en las que literalmente afirmó: “no deseo para España el modelo de Venezuela”, pero que importa, que la realidad no te estropee un buen titular, y el ciudadano hoy día devora la información solamente a base de titulares), fue uno de los muchos jóvenes antifascistas que en los 70 lucharon contra un franquismo que aún daba sus últimos coletazos. Fueron muchos, y muchos lo hicieron a través de grupúsculos que derivaron en sangrientos, caso del FRAP. Algunos de ellos hoy día son personajes de relevancia en nuestra sociedad y nuestra política, caso de Esteban Ibarra, actual presidente del Movimiento Contra la Intolerancia, y quien sí figura como detenido en los arrestos de 1975 tras los atentados de la banda. Pero si hay un caso sin duda llamativo es el de Rafael Blasco Castany, uno de los peces gordos del PP valenciano, “conseller” en distintas materias durante los gobiernos autonómicos de Zaplana y Camps y portavoz del Grupo Popular en las Cortes Valencianas. Actualmente salpicado por los casos de corrupción tan habituales en su comunidad autónoma y condenado a ocho años de prisión por malversación de fondos, esta mano derecha de Francisco Camps no sólo fue un destacado miembro del FRAP, si no que incluso fue detenido en 1976 como máximo responsable de la organización en Cataluña. ¿Conocen aquello de “escupir hacia arriba”?, pues eso es lo que les sucede a los que sacan a pasear el cadáver del FRAP.




ABC del 2 de Junio de 1976 en el que se notifica la detención de Rafael Blasco como miembro del FRAP





Seguiremos con atención el devenir del circo mediático alrededor de Pablo Iglesias y la fagocitosis de su árbol genealógico. Quizás descubramos un bisabuelo tratante de esclavos, o un tataratío traficante de armas en Etiopia. El espectáculo alrededor de Podemos continúa siendo fascinante y digno de estudio sociológico.


Pero desde luego que no queremos dejar de agradecer profundamente a esos vendedores de libertades digitales la recuperación para la memoria de la historia del FRAP y de aquellos oscuros años en los que nos obligaron a pasar página de manera tan abrupta. En un país en el que produce tanto pavor mirar a nuestro pasado, enfrentarnos cara a cara con nuestros errores, y banalizar términos como “perdón” y “olvido”, la jugada de querer atacar a Iglesias hijo por los pecados de su padre acudiendo a este “cobrador del frap” para que salde sus deudas del pasado ha sido absolutamente maravillosa. Historias como las aquí contadas en este blog nos deberían hacer reflexionar sobre como nuestras espaldas siguen soportando el peso de una transición con múltiples aristas y episodios oscuros (transición que dejó un total de 591 muertos entre 1975 y 1983, un buen número de ellos simplemente por participar en manifestaciones y protestas), y la necesidad de una regeneración por fin auténtica, liberada de las toxinas del pasado. Una regeneración que no sabemos si pueden encabezar las nuevas “estrellas” del ruedo político español encarnadas en los insolentes mozalbetes de Podemos, en todo caso esa será otra historia, y en todo caso habrá que esperar si realmente les dejan.



Una transición a golpe y porrazo





Por último, sobre la supuesta radicalidad de Pablo Iglesias y su consideración actual hacia organizaciones como el FRAP, creo que merece la pena conocer el hecho (extrañamente poco divulgado, quizás porque lejos de ser carnaza, daba cuenta del viraje hacia la moderación que inteligentemente está realizando Podemos) de que el líder de la formación política vetó la presencia de un antiguo miembro del FRAP como es el escritor Manuel Blanco Chivite, histórico luchador antifranquista y actualmente director de la editorial El Garaje Ediciones en un debate en la Cineteca del Matadero tras la proyección del documental “Salvador”, dedicado a la figura de Salvador Puig Antich, anarquista ejecutado por el régimen franquista en 1974 siendo el último ajusticiado bajo la infame técnica del garrote vil. El ogro comunista de Pablo Iglesias negándose a compartir mesa de debate con un luchador antifranquista. Curioso, ¿verdad? No interesó en aquel momento vender el titular “Pablo Iglesias niega el debate con un antiguo militante del FRAP”, pero que apetitoso ha sido fabricar el de “Pablo Iglesias es hijo de un antiguo militante del FRAP”.

Quizás es que, y a pesar del discurso machacón que intenta vender una radicalidad comunista que no es tal en Podemos, en la formación de Pablo Iglesias la ideología no es tan primordial como nos quieren hacer creer, y al estilo de sus vecinos de Syriza (quienes no han dudado un instante en pactar con la derecha para formar gobierno) en realidad son un grupo permeable y nada inmovilista en su búsqueda de alcanzar el poder y la presidencia del gobierno. Si lo hacen porque realmente buscan servir al pueblo haciendo una política libre de intoxicaciones externas y favores a terceros, o si su deseo no es más que una “rebelión en la granja” para convertirse en precisamente lo que llevan tiempo denunciando, como decimos, es otra historia. Algo me hace pensar que es más fácil que una vez llegados al poder les veamos meter la mano en la caja y hacer la vieja política de intereses y amiguismo que instaurar la tan cacareada dictadura boliviana, aunque hay que seguir vendiendo el discurso del miedo. La mayor dictadura que ha conocido España todos sabemos cual es, aquella que propició la aparición de bandas armadas como el FRAP, la cual aparece de nuevo a escena por obra y gracia de ciertos medios de comunicación carentes de visión transversal, cegados en su propio discurso aún a sabiendas de que su ética periodística deja mucho que desear.


Show must go on











10 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Felicidades por este post y por esclarecer este asunto que los medios de comunicación mediocres crean su escandaloso titular, lo publican y el resto se hace eco sin contrastar.

    El que publica estas cosas con el único fin de acusar, descalificar y hacer caer en picado a Podemos, son una real verguenza para el periodismo.

    Se permiten el lujo de decir que allá en Venezuela el periodismo no es independiente...pero y ¿aquie que es ? es dependendiente del que manda a cambio de dinero. No se yo cual es la diferencia...

    22 millones para los medios de comunicación amigos-http://goo.gl/ZF05xY

    Saludos cordials

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tu palabras y por tu atención con la lectura de la entrada. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. No te había conocido hasta hoy... Bien, creo que puedes contar con un seguidos más.
    Un saludos, y gracias por la razonabilidad bien expresada.

    ResponderEliminar
  5. Gracias. Muy interesante, estoy pero que muy de acuerdo en casi todo. Cuanta gente necesitaria conocer un poco la verdadera historia de nuestro pais (en nuestra actual Escuela?) para no caer en la ignominia y sobretodo en la ignorancia. Gracias otra vez.

    ResponderEliminar
  6. Este artículo no tiene firma, se percibe como de Perez Reverte, pero no lo es. Se exponen una serie de hechos con absoluta rotundidad y tampoco responde exactamente a la realidad. Como todo lo que se vierte en este tema, se tergiversan o se exageran hechos que si bien no digo que no ocurrieron, pero que hay muchas maneras de contarlos. Así no se escribe la historia, porque en realidad no fue así y corto favor se hace a la convivencia haciendo correr rios de tinta (aunque se parezca que es al contrario) narrando hechos y sacando conclusiones de un lado exageradas y claramente partidistas. este artículo no es de Perez Reverte ni Podemos son esos buscadores de la libertad que dicen que hoy no tenemos. Ya esta bien de malos y buenos, de rencores y rencillas y de mirar hacia atrás para alimentarlos. Debemos mirar atrás solo para perfeccionar lo bien hecho y no cometer los errores que nos llevaron a tan nefastas consecuencias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Ein?, ¿de dónde saca usted lo de Pérez Reverte?

      Eliminar
  7. Hablas muy bien aunque abusas de las palabras y para contar una cosa te tiras tres horas por otro lado visto que borras comentarios así es que lo único que te diré es que esta es la primera y la última vez que me meto en tu block. Porque un gran escritor acepta de buen grado tanto los halagos como las críticas que vaya bien bonito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ana, únicamente decirte que nunca se ha eliminado un comentario en este blog, no sé de donde sacas tal cosa porque es falso. Gracias por tu atención.

      Eliminar